Acuerdo UE-Mercosur posiblemente cerca de finalizar – CIDSE

El acuerdo UE-Mercosur posiblemente esté cerca de finalizarse

Nuevo estudio revela: el acuerdo UE-Mercosur promueve la industria automotriz a costa del clima y los derechos humanos


Este fin de semana, la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula von der Leyen, y el presidente brasileño, Luis Inácio Lula da Silva, quieren limar las diferencias finales sobre el acuerdo comercial planeado entre la UE y Mercosur al margen de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) en Dubai. El acuerdo podría finalizarse la próxima semana. CIDSE, Misereor, PowerShift, Attac y otras ONG advierten contra una finalización prematura y piden una renegociación fundamental del acuerdo para proteger el clima, los bosques y los derechos humanos.  

Según su nuevo estudio “Detener la revolución de la movilidad“Las empresas automotrices han influido significativamente en las negociaciones sobre el acuerdo comercial aún no firmado entre la UE y los estados del Mercosur, y se beneficiarían particularmente de este acuerdo. Sin embargo, las actividades de lobby no las llevaron a cabo únicamente las propias empresas automovilísticas. Los correos electrónicos internos muestran cómo los empleados del Ministerio alemán de Asuntos Económicos y de la Comisión de la UE se acercaron activamente a las organizaciones empresariales para conocer sus deseos e incorporarlos a las negociaciones con los países del Mercosur.


El resultado del lobby exitoso es un texto de tratado que eliminaría los aranceles sobre los automóviles con motores de combustión interna, piezas de automóviles y materias primas para la producción de automóviles y promovería la exportación de combustibles derivados de alimentos y piensos para animales. Como resultado, el acuerdo aumenta el consumo de combustibles fósiles en el transporte y promueve la extracción de recursos perjudiciales para el clima. “Este acuerdo frena el avance urgentemente necesario hacia la movilidad verde a expensas de los medios de transporte públicos”. critica Josianne Gauthier, secretaria general de CIDSE, y añade: “Deberíamos centrarnos en alternativas que ahorren recursos y sean respetuosas con el clima y que permitan la movilidad para todos en lugar de satisfacer las expectativas de beneficios de la industria automovilística.."

Las organizaciones que publican el estudio creen que las reducciones arancelarias para los motores de combustión y los agrocombustibles corren el riesgo de consolidar la dependencia de los combustibles fósiles y expandir el cultivo de soja y caña de azúcar para su uso como combustible a expensas del clima y del suministro mundial de alimentos. “Más que nunca, las tierras agrícolas son necesarias para la seguridad alimentaria, no para la producción de carne o combustible para los automóviles. Con este acuerdo, la industria automovilística quiere garantizar durante las próximas décadas la exportación de sus motores de combustión, que dañan el clima. Además, el acuerdo favorece que aún más alimentos como la soja y la caña de azúcar acaben en el tanque. Esto agravaría aún más la escasez mundial de alimentos, que se basa en una crisis de distribución”. comenta Tina Lutz de Deutsche Umwelthilfe (Acción Medioambiental Alemania).

El estudio describe detalladamente cómo la industria del automóvil se beneficia de una estrecha colaboración con los políticos. Esto incluye la eliminación gradual de todos los aranceles sobre los automóviles y sus repuestos y sobre importantes materias primas como el hierro y el acero, el aluminio, el cobre, el plomo, el zinc y el litio, que es importante para los automóviles eléctricos. Los estados del Mercosur también están eximiendo los impuestos a la exportación de soja, biodiesel y cuero de vaca (asientos de automóvil). “El acuerdo UE-Mercosur es un acuerdo de automóvil por carne que tiene principalmente un propósito: reducir los costos de producción e importación de los fabricantes de automóviles que dañan el clima. No tiene nada que ver con un acuerdo comercial justo y sostenible. Hay que detenerlo”, explica Theresa Kofler de Attac Austria.

El acuerdo también plantea enormes riesgos para el clima, el medio ambiente y los derechos humanos. Facilitaría y aumentaría la exportación de soja, bioetanol de caña de azúcar, cuero de vaca y materias primas metálicas para la industria automotriz. “Como lo ilustra el estudio a partir de estudios de caso, la ganadería, el cultivo de soja y caña de azúcar y la minería de materias primas metálicas en Brasil, Argentina y Paraguay son los principales responsables de la deforestación, el desplazamiento de comunidades indígenas, el daño ambiental y las violaciones de derechos humanos.”, explica Armin Paasch de Misereor. “Sin embargo, el capítulo de sostenibilidad del acuerdo no prevé ninguna sanción si se producen tales daños..” Además, la Comisión está considerando escindir la sección de cooperación, en la que se basa la cláusula de derechos humanos, para acelerar la adopción del acuerdo. “Sin la cláusula de derechos humanos, la UE no tendría medios para hacer frente al tipo de violaciones de derechos humanos que son de temer bajo el futuro presidente argentino Javier Milei. eso es irresponsable. Es hora de que la UE reconozca los problemas asociados con acuerdos no transparentes y antidemocráticos como el UE-Mercosur”, dice Bettina Müller de PowerShift.

"Para proteger eficazmente el clima, el medio ambiente y los derechos humanos, por fin necesitamos una política comercial que no sirva sólo a unos pocos grupos de presión muy poderosos”. Ludwig Essig, coordinador de Netzwerk Gerechter Welthandel (Red para el Comercio Internacional Justo), añade: “Es absolutamente esencial una política comercial y de inversión fundamentalmente nueva, especialmente en estos tiempos. Para lograrlo, necesitamos negociaciones transparentes y democráticas, capítulos sólidos sobre sostenibilidad y poner fin al debilitamiento de nuestros estándares ambientales y sociales.."

El estudio es publicado por CIDSE, Misereor, Deutsche Umwelthilfe, Greenpeace Alemania, Cambio de poder, Atacar Alemania, Attac Austria e Netzwerk Gerechter Welthandel.


NOTAS A LOS EDITORES 

CIDSE es una familia internacional de organizaciones católicas de justicia social. Trabajamos con socios y aliados globales para promover la justicia, aprovechando el poder de la solidaridad global para lograr un cambio transformador para las personas y el planeta. Desafiamos la injusticia sistémica y sus impactos destructivos a través de la conexión, la movilización, la influencia y la narración de historias de cambio. Promovemos alternativas ambiental y socialmente justas para permitir que todos prosperen en nuestro hogar común. El trabajo de CIDSE está guiado por la Doctrina Social Católica y los valores del Evangelio. www.cidse.org

Los miembros de CIDSE son: Broederlijk Delen (Bélgica), CAFOD (Inglaterra y Gales), CCFD-Terre Solidaire (Francia), Cordaid (Países Bajos), Development & Peace (Canadá), Entraide et Fraternité (Bélgica), eRko (Eslovaquia), Fastenaktion (Suiza), FEC (Portugal), FOCSIV (Italia), Partage Lu (Luxemburgo), KOO (Austria), Manos Unidas (España), Maryknoll Office for Global Concerns (EE.UU.), MISEREOR (Alemania), SCIAF (Escocia) , Trócaire (Irlanda), Vastenactie (Países Bajos).

Contactos para los medios de comunicación

  • Armin Paasch, responsable de políticas, Misereor (Armin.Paasch(at)misereor.de
  • Giorgio Gotra, Gerente de Comunicaciones de CIDSE, gotra(at)cidse.org


Foto de portada: Actividades mineras que ponen en peligro la preservación de un parque nacional en el estado brasileño de Minas Gerais. Crédito: Florian Kopp.

Comparte este contenido en las redes sociales