Reflexionando sobre la ausencia del Papa en la COP28 y el papel de los actores católicos – CIDSE

Reflexionando sobre la ausencia del Papa en la COP28 y el papel de los actores católicos

Por Josianne Gauthier, Secretaria General de CIDSE

Hoy es la inauguración oficial de la COP28 en Dubai. Todos estamos muy emocionados. Esperábamos que la presencia del Papa Francisco sirviera como fuente de inspiración y guía, y nos impulsara a actuar. A pesar de la urgencia y la abrumadora evidencia científica, la acción colectiva ha tardado en acelerarse. Imaginamos al Papa Francisco animando el papel y los mensajes de la delegación de la Santa Sede que ha asumido la tarea de participar plenamente en las negociaciones con ambición e impulso moral. 

Al dirigirse a la asamblea COP28, el Papa no introduciría ningún hecho nuevo. Todos los presentes son conscientes de lo que le está sucediendo a nuestro planeta y de todas las decisiones que debemos tomar para abordar la crisis antes de que sea demasiado tarde. Si bien las opiniones sobre prioridades y estrategias pueden diferir, la ciencia sigue siendo clara y goza de amplia aceptación. 

Lo que a menudo falta en estas reuniones internacionales es un sentido de responsabilidad colectiva, una voluntad y una creencia de que podemos y debemos hacer más. Debemos ir más allá de las acciones individuales o los planes nacionales para llegar allí, asumiendo la responsabilidad hacia nuestra casa común, el bien común, la dignidad humana y nuestra familia humana global. Esto requiere ir más allá de los límites que nos ponemos a nosotros mismos, a nuestras ideas y percepciones de lo que es "posible", "realista", "eficiente" o "asequible".  

Aunque esto generalmente significa no alterar nuestra forma de vida actual y el sistema económico que la sustenta, necesitamos un cambio radical impulsado por el amor y la fe en nuestro futuro colectivo. La perspectiva de tal cambio puede ser aterradora si se enfrenta solo, pero juntos y abrazándonos unos a otros, entonces es posible. Obtenemos coraje y fuerza, inteligencia e imaginación unos de otros, especialmente cuando escuchamos verdaderamente todas las ideas, sabiduría y voces que abren nuestras mentes y corazones a nuevas posibilidades. 

Creemos que el Santo Padre nos lo habría recordado, con su gran capacidad de comunicación y su papel de pastor. No sólo habla con hechos y cifras, con ideas y reflexiones científicas, sino que también habla a nuestros corazones y a nuestra imaginación, recordándonos todo lo que somos capaces de hacer juntos.  

Aunque no puede estar físicamente con nosotros en la habitación, esperamos que nos envíe un mensaje que nos sacuda y nos despierte de nuestra parálisis congelada y del miedo y nos dé el coraje que necesitamos. 

Depende de todos nosotros infundir este espíritu de cambio, fe y confianza en las salas, las conversaciones y las negociaciones. Comienza con nosotros, tal vez como actores católicos, ya que compartimos este entendimiento, pero se extiende a muchos otros más allá de nuestro círculo. Apoyaremos a la delegación de la Santa Sede en todo lo que podamos, para que puedan representar los valores y puntos de vista del Vaticano y del Santo Padre. Juntos, debemos alentar e inspirar a otros a escuchar todas las voces, especialmente aquellas ausentes en la sala que enfrentan las consecuencias del cambio climático y cuyas vidas ya se están viendo profundamente afectadas. 

Lectura adicional 
- 'Los católicos en la COP28 prometen llevar el llamado del Papa a la acción sobre el cambio climático', Earthbeat, 30 de noviembre de 2023  
"La ONG más grande del mundo: ¿Qué papel pueden desempeñar los líderes religiosos y los grupos religiosos en la COP28?? , Euronews, 29 de noviembre de 2023
- 'COP28: l'un des rares espaces où décideurs et líderes du monde entier se ensamblan autour des questions climatiques', CathoBel, 29 de noviembre de 2023

Ver también: Actividades de CIDSE en la COP28



Crédito de la imagen de la foto de portada: CIDSE

Comparte este contenido en las redes sociales