CIDSE pide la cancelación de la deuda y el apoyo financiero a los países más pobres antes de la Reunión de Ministros de Finanzas del G20 - CIDSE

CIDSE pide la cancelación de la deuda y el apoyo financiero a los países más pobres antes de la Reunión de Ministros de Finanzas del G20


Al comienzo de la pandemia de COVID-19 en febrero de 2020, el Papa Francisco se apresuró a pedir la cancelación inmediata de la deuda:

"No se puede esperar que las deudas contraídas se paguen al precio de sacrificios insoportables. En tales casos es necesario encontrar - como de hecho está sucediendo en parte - formas de aliviar, aplazar o incluso cancelar la deuda, compatibles con el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y el progreso."

Hoy, las palabras del Santo Padre son tan relevantes como entonces. Además de la trágica pérdida de vidas, COVID-19 ha estirado los sistemas de salud en muchos países pobres más allá del punto de ruptura, ha dejado a millones de personas sin trabajo y medios de vida, y ha diezmado las economías. Ha exacerbado las desigualdades existentes; mediante el cual los países más poderosos pueden usar su posición y poder para asegurar el acceso a las vacunas y apoyar su propia recuperación económica. Ha agravado los desafíos para muchos países que estaban luchando con los impactos del cambio climático.

La prioridad inmediata para todos los países es salvar vidas y apoyar los medios de subsistencia, y la cancelación de la deuda es la forma más rápida de financiar esto. A largo plazo, se necesita una reestructuración permanente de la deuda y nuevas finanzas para reconstruir sociedades y economías que anteponen las necesidades de las personas más pobres y vulnerables, cuidan nuestra casa común y afrontan la crisis climática.

Necesitamos actuar en solidaridad global como una sola familia humana, pasando de un enfoque miope de lo que es política, financiera y técnicamente factible, a concentrarnos en lo que es necesario para salvar vidas y proteger nuestro planeta para las generaciones actuales y futuras.

Como organizaciones católicas de justicia social, por lo tanto, hacemos un llamado a los ministros de finanzas del G20 para que respondan a la urgencia de la crisis actual con la cooperación global, la solidaridad y el liderazgo que se necesitan:

  1. Apoyar una nueva y significativa emisión de $ 3 billones de Derechos Especiales de Giro (DEG) por parte del FMI, que permitirá a todos los países responder a la actual crisis de Covid y apoyar una recuperación justa y sostenible.
  2. Extender la moratoria de la deuda a través de la DSSI (Iniciativa de suspensión del servicio de la deuda) durante más tiempo (al menos 4 años) y a más países, incluidos los países vulnerables al clima que ya estaban luchando por responder a las presiones adicionales del cambio climático.
  3. Asegurar que los acreedores privados, que actualmente continúan recibiendo pagos de la deuda de países que luchan por responder a las necesidades de sus ciudadanos, se vean obligados a participar en todas las reestructuraciones y el alivio de la deuda.
  4. Apoyar un mecanismo permanente de reestructuración de la deuda para llevar a cabo una reestructuración de la deuda oportuna, integral y justa a todos los países con una carga de deuda elevada e insostenible, sin condicionalidad.


Ver también Informe de políticas de CIDSE "Financiando una Respuesta y Recuperación Justa y Global de COVID-19, el papel de la cancelación de la deuda, la reestructuración y las nuevas finanzas", Febrero 2021

Crédito de la foto de portada: Amigos de la Tierra Internacional - Creative Commons - CC-BY-NC-ND-2.0

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange