Equidad y solidaridad para el acceso a las vacunas Covid-19 - CIDSE

Equidad y solidaridad para el acceso a las vacunas Covid-19

Según miembros de CIDSE una distribución equitativa de las vacunas es una cuestión de justicia y solidaridad en el espíritu de Fratelli Tutti 

Si bien la pandemia de Covid-19 aún está lejos de terminar, las vacunas representan la luz al final del túnel y una esperanza concreta de poner fin a la crisis.  

Durante la pandemias, aprendimos que somos una sola familia humana y debemos trabajar juntos para superar esta crisis; somos todos interdependiente y vulnerable. Sin embargo, la distribución de vacunas sigue una lógica diferente y los países más ricos son los primeros en la fila.  

Los estudios muestran que el 13 por ciento de la población mundial se ha asegurado aproximadamente la mitad de las vacunas Covid. Por otro lado, se espera que en casi 70 países pobres solo el diez por ciento de la población podrá vacunarse en 2021. 

Muchos ya se han pronunciado a favor de una distribución global que vaya más allá de los intereses nacionales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) países instados peleando por el suministro de vacunas para pensar en la situación de los trabajadores de la salud en los países menos desarrollados. El Vaticano emitió una una declaración para “recordar a los líderes mundiales que las vacunas deben proporcionarse a todos de manera justa y equitativa, priorizar a los más necesitados."  

Los miembros de CIDSE trabajan con socios de todo el mundo que han visto los efectos de la crisis sanitaria mundial en los más vulnerables. En muchos países, la pandemia provocó la paralización del trabajo, la producción y el acceso a alimentos y medicamentos debido al cierre de las fronteras. Dado que la mayoría de las personas en países vulnerables trabajan en la economía informal, las consecuencias incluyen despidos inmediatos, pérdida de ingresos y medios de vida. Además, en esta situación, cuanto más peleemos por quién recibe la vacuna, más tiempo seguirá la pandemia amenazando las vidas y los medios de subsistencia de los más vulnerables de todo el mundo. 

KOO, Austria, destacados cómo la falta de acceso a la vacuna empeorará drásticamente la desigualdad mundial a largo plazo. Por lo tanto, las vacunas deben estar disponibles para los trabajadores de la salud y las personas en riesgo en todo el mundo. Podemos inspirarnos en Fratelli Tutti en la lucha contra la pandemia, en la que el Papa Francisco insta a la política y a los negocios a centrarse en la bien común y solidaridad. “La solidaridad significa mucho más que participar en actos esporádicos de generosidad. Significa pensar y actuar en términos de comunidad. Significa que la vida de todos es anterior a la apropiación de bienes por unos pocos. También significa combatir las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, tierra y vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales ”Fratelli Tutti, 116. 

Broederlijk Delen, Bélgica, apoya la campaña "Pandemia sin fines de lucro”, Una iniciativa ciudadana europea para garantizar que la Comisión Europea haga todo lo que esté a su alcance para convertir las vacunas y tratamientos antipandémicos en un bien público mundial, de libre acceso para todos. 

Pirmin Spiegel, Director General de Misereor (miembro alemán de CIDSE), subraya que hay una necesidad urgente de COVAX iniciativa de la OMS para recibir apoyo financiero de manera que las vacunaciones a nivel nacional también puedan iniciarse rápidamente en países con una alta tasa de pobreza. También aboga por una suspensión temporal de las patentes de vacunas para que se puedan producir y comprar de manera oportuna.  

Según FOCSIV, (Miembro italiano de CIDSE), que lanzó un llamamiento con Caritas italiana, se debe dar prioridad a la vacuna a los pobres. Argumentan que el impacto del virus produce consecuencias sanitarias, psicológicas, sociales, económicas y políticas, lamentablemente amplificadas para los grupos sociales más frágiles y los países pobres. 

Caoimhe De Barra, Consejero Delegado de Trócaire (miembro irlandés de CIDSE), señala que muchos de los países más pobres del mundo no podrán lanzar una vacuna a su población general hasta 2022 o incluso 2023. A pesar de los esfuerzos de la iniciativa global COVAX, los países más ricos tienen los recursos para asegurar acuerdos bilaterales con compañías farmacéuticas y primero vacunarán a sus poblaciones, dejando a los países más pobres al final de la cola. Ella explica que Tróocaire ha trabajado en Somalia durante más de 30 años y es el único proveedor de atención médica en el distrito de Gedo. Aquí no anticipan recibir ninguna vacuna, ni siquiera para médicos, enfermeras y parteras, hasta bien entrado el próximo año.  

En los Paises Bajos, Vastenactie, (uno de los miembros holandeses de CIDSE) nos recuerda que si bien podemos contar con que las personas en los Países Bajos se vacunen de manera segura en unos pocos meses, no debemos cerrar los ojos ante lo que está sucediendo en el resto del mundo. Si hay algo que Corona nos ha enseñado es que todos estamos conectados y dependemos unos de otros y, en última instancia, si nos alejamos ahora, se nos presentará la factura más tarde.  

Maryknoll (miembro estadounidense de CIDSE) llamadas en los EE.UU. para unirse a la iniciativa COVAX. La mayoría de los países de ingresos bajos y medianos recibirán la vacuna a través de GAVI Compromiso de mercado avanzado de COVAX (AMC), un plan global para garantizar un acceso justo y equitativo a las vacunas, al que la administración Trump se negó a unirse, en parte debido a su conexión con la OMS. El presidente electo Joe Biden no se ha comprometido oficialmente a unirse a COVAX, pero su equipo se ha reunido con quienes lideran el esfuerzo.  

Manos Unidas (Miembro español de CIDSE) señala que la falta de acceso a vacunas contra Covid-19 podría convertirse en otra fuente de discriminación e injusticia para millones de personas.  

Recuerdan las palabras del Papa: “Renuevo el llamado a los responsables políticos y al sector privado para que tomen las medidas adecuadas para garantizar el acceso a las vacunas contra el Covid-19 y las tecnologías esenciales necesarias para la atención de los enfermos”. “Ante un desafío que no conoce fronteras, no se pueden erigir barreras. Todos estamos en el mismo barco.

Foto: Flickr.com/Province of British Columbia

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange