¿Y si la economía fuera femenina? - CIDSE

¿Y si la economía fuera femenina?

Por Alessandra Smerilli
VERSIÓN ITALIANA

Mucho después, Edipo, viejo y ciego, caminó por el
carreteras. Olió un olor familiar. Era
la Esfinge. Edipo dijo: 'Quiero hacer una pregunta.
¿Por qué no reconocí a mi madre? 'Le diste el
respuesta incorrecta ', dijo la Esfinge. Pero eso fue lo que
hizo todo posible '', dijo Edipo. 'No', dijo ella.
'Cuando pregunté, ¿Qué camina en cuatro patas por la mañana,
dos al mediodía y tres de la tarde, respondiste,
Hombre. No dijiste nada de mujer.
'Cuando dices Hombre', dijo Edipo, 'incluyes a las mujeres
también. Todos saben eso.' Ella dijo: 'Eso es lo que
Crees.'
(Mito, Muriel Rukeyser)

La ciencia económica moderna se ha formado enteramente desde un punto de vista masculino. No podría haber sido de otra manera, ya que se convirtió en una ciencia autónoma a fines del siglo XVIII. Tenemos un padre fundador, Adam Smith, pero no una madre fundadora. También es difícil identificar a las primeras economistas, ya que muchas utilizaron seudónimos masculinos para publicar sus investigaciones.

Podríamos preguntarnos por qué es tan importante que las mujeres piensen en economía. Y podríamos preguntarnos si tiene sentido hablar de un rol femenino en la dimensión social y económica y, por tanto, si existe un rol específico de la mujer en estos ámbitos. Para ello, debemos evitar caer en dos trampas reales, aunque no siempre se perciban como tales. La primera trampa donde uno cae (o deja caer a los demás) es el argumento de que igual dignidad corresponde a perfecta igualdad, por lo que no tiene sentido hablar del rol de la mujer, ya que no es diferente al rol del hombre. Mill, por ejemplo, afirmó que la diferencia entre hombres y mujeres era visible solo porque las mujeres no tenían las mismas oportunidades que los hombres, pero una vez que se hayan eliminado las disparidades y una vez que se hayan abierto las puertas de la educación y la carrera a las mujeres, estas volverse similares a los hombres: en excelencia, argumentó, no hay una diferencia significativa entre mujeres y hombres. Sin embargo, esta forma de pensar nos ha llevado paulatinamente a asumir lo masculino como un prototipo con el que relacionarlo todo. El sociólogo Simmel, de hecho, observa que la posición de poder que ocupan los hombres dentro de nuestra sociedad resulta en la generalización de los estándares masculinos, como si se refirieran a toda la humanidad. [].

Por otro lado (la segunda trampa), hay quienes exasperan las especificidades de las mujeres, convirtiéndolas en fuentes aún más de discriminación, como nos recuerda Laura Zanfrini: “La promoción de la equidad está en tensión con la potenciación de las diferencias y especificidades del componente femenino. El primer objetivo se presta a la crítica de homologar especificidades, asumiendo lo masculino como el estándar por el que luchar; el segundo con la cosificación de imágenes estereotipadas de lo masculino y lo femenino ”. []

La economista Victoria Bateman escribe en El guardián periódico: “Las preguntas que los economistas intentan responder, las herramientas que utilizan para encontrar las respuestas (que son principalmente matemáticas), las suposiciones estándar que hacen a lo largo del camino (por ejemplo, afirmar que los seres humanos no tienen emociones, son libres y se preocupan por sí mismos) , y lo que elijan medir, todo refleja una forma tradicional y masculina de mirar el mundo ”.

Entonces nos preguntamos, ¿y si la economía fuera moldeada por los pensamientos de las mujeres? ¿Qué aspecto tendría? De hecho, ya hay muchas mujeres contribuyendo a la visión de la economía, pero probablemente no han sido reconocidas hasta hace poco. Entre las consecuencias está la pandemia que golpea a la humanidad como una plaga, empujándonos a buscar nuevas soluciones. Y probablemente el debate público esté más abierto a ideas que hasta hace poco parecían exóticas.

Si la economía fuera una mujer, comenzaría a preocuparse seriamente por el bien común, y nos daríamos cuenta, con los pensamientos de Elinor Ostrom, la primera mujer ganadora del Premio Nobel de Economía, que la capacidad de la humanidad para cooperar y administrar los bienes comunes es mucho mayor que la teoría económica dominante quisiera que creyéramos.

Si la economía fuera mujer, hablaría de cuidados. Por ejemplo: trataría el cuidado como una dimensión esencial de la actividad humana, además del trabajo. Y con los pensamientos de Jennifer Nedelsky descubriríamos cómo deberíamos repensar el momento del trabajo y el cuidado, y que el cuidado podría y debería entrar en la esfera pública. Compartiendo sus ideas, imaginamos un mundo en el que cuando conocemos a una persona por primera vez, le preguntaríamos "¿por quién te preocupas?" y no solo "¿qué haces?"

Si la economía fuera una mujer redescubriría una nueva forma de asignar valor a las cosas. Abrazando las ideas de Mariana Mazzucato revisaríamos teorías donde el valor de uso determina el precio de los bienes y no al revés.

Si la economía fuera una mujer, tendría la forma de un círculo, de una rosquilla y no de un gráfico de ejes cartesianos, donde la definición de 'bueno' se dirige hacia arriba, hacia el crecimiento. Con las ideas de Kate Raworth nos daríamos cuenta de que lo 'bueno' está en equilibrio y tiene límites.

Estos son solo algunos ejemplos, esta lista podría ser más larga.

La palabra economía proviene del griego oikos-nomos: cuidado y gestión de la casa, donde 'casa' puede referirse a nuestras paredes domésticas, pero también a nuestra casa común, el planeta que habitamos. Hombres y mujeres ven la casa de manera diferente. Hasta ahora, la perspectiva de la casa y nuestra casa común es principalmente masculina. Los hombres están más centrados en el trabajo, en los aspectos materiales e institucionales: todo esto es muy importante, pero si se convierte en la perspectiva dominante, puede distorsionar la realidad. Las perspectivas de las mujeres pueden estar más centradas en las relaciones y el cuidado. Sin embargo, esta perspectiva enfocada y única no es suficiente en sí misma, pero falta en el contexto más amplio, a nivel político y por parte de las instituciones en general.

Tenemos que empezar o seguir mirando esta casa desde la perspectiva de una mujer. Sobre todo, debemos empezar a mirar nuestro hogar juntos, tanto hombres como mujeres. Necesitamos imaginar el futuro juntos.


[] Coser, LA, Maestros del pensamiento sociológico: ideas de contexto histórico y social (2ª ed.). Nueva York: Harcourt Brace Jovanovich, 1977.

[] Zanfrini Laura, La femminilizzazione della società, en Tarchi Paolo - Colasanto Michele (editado por), Il genio femminile e l'impresa, Roma, Città Nuova, 2007, 137.


Sobre el Autor
Sor Alessandra Smerilli es profesora de Economía Política en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium” en Roma, es miembro fundadora y profesora de la SEC - Escuela de Economía Civil. Es miembro del Consejo Nacional del Tercer Sector, del Comité de Ética de la SGR, así como del Comité Científico y organizador de las Semanas Sociales de los Católicos. Religiosa salesiana, desde 2019 es Consejera del Estado del Vaticano. También es Coordinadora del Grupo de Trabajo de “Economía” de la Comisión Covid-19 creada por el Papa Francisco en marzo de 2020.



Foto principal: Hindou Ibrahim. Coordinadora, Comité Ejecutivo de la Asociación de Mujeres y Pueblos Indígenas de Chad, Comité Coordinador de Pueblos Indígenas de África por CIFOR , CC BY-NC-ND 2.0

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange