Interconectando la vida: género y agroecología - CIDSE

Interconectando la vida: género y agroecología

El Centro de Comunicación y Educación Popular (CANTERA) fundado y dirigido por Anabel Torres, ha contado con el acompañamiento y el apoyo de SCIAF (Scottish Catholic International Aid Fund) – tiene experiencia en el desarrollo de procesos de empoderamiento de las mujeres y hombres, promoción de la equidad de género y desarrollo de la agroecología en comunidades campesinas de los municipios de Belén, Mateare y Villa El Carmen en Nicaragua. El Centro basa su trabajo en una visión sistémica de la realidad que reconoce la interconexión de todos los elementos de la vida: la relación familia/familia, lo local y lo global, las perspectivas de género, lo económico y lo cultural, etc. Su objetivo es transformar la forma en que cada uno de estos elementos se relaciona con los demás a través de sus programas. CANTERA reconoce que los cambios específicos inician procesos de cambio en todo el sistema. Este es su sueño, el sueño que los mueve - la transformación de nuestra realidad.

Partimos de la concepción de que todos los seres vivos formamos parte de una misma realidad, que estamos interconectados en una red de relaciones de todo con todo. Ese reconocimiento nos motiva a promover nuevos tipos de relaciones comenzando por las relaciones entre hombres y mujeres y entre la sociedad y la naturaleza, que rompan la cultura patriarcal de dominio y control, no solo del cuerpo de las mujeres sino también de los recursos de la naturaleza. Estas nuevas relaciones se caracterizan por el reconocimiento, valoración y respeto mutuo. La prioridad es el cuido y protección de la vida.

“He sido promotora de Cantera donde he aprendido a producir de forma orgánica. Yo estoy enamorada de lo que siembro sin utilizar químicos, todo es orgánico porque queremos tener una vida sana junto con mi familia y mi comunidad. Con la agricultura orgánica tengo buenas cosechas, yo trato de mantener todo en mi parcela. Como mujer me ha ayudado a empoderarme, tengo poder para compartir todos mis conocimientos con otras mujeres para que también sean empoderadas.”
Dominga Sotelo, Comunidad Los Filos de Cuajachillo, Mateare

Esta visión, desde la cual abordamos los procesos comunitarios y educativos, se sustenta en el pensamiento crítico, el carácter transformador y dialógico de la educación popular planteado por Pablo Freire; una espiritualidad centrada en la creación y el modelo de educación biocéntrica, creado por el científico chileno Rolando Toro, “el cual plantea un modelo interactivo de red, de encuentro y de conectividad; sitúa el respeto a la vida, no solo del ser humano, sino de todos los seres vivos, como centro y punto de partida de todas las disciplinas y comportamientos humanos."[] El principio biocéntrico considera las múltiples dimensiones del ser humano: física, biológica, espiritual, psicológica y social, integradas con las demás personas, con el medio ambiente y consigo mismo. 

“Cuando ingresé a Cantera yo era una mujer sin visión, sin motivación. En ese momento yo tenía 2 hijas pequeñas y en la actualidad tengo 3 hijas. Me separé de mi esposo, pero esto no ha sido un impedimento para salir adelante. Fui Invitada a capacitaciones de apicultura, recibí toda la formación apícola. Al terminar la formación, Cantera me entregó dos colmenas, luego me apoyó para que yo las multiplicara; así gané confianza para seguir multiplicándolas. Actualmente tengo 54, he llegado a cosechar hasta 165 galones de miel al año. Los cambios que he sentido en mi vida son maravillosos. Me considero una mujer emprendedora y realizada, pues he logrado hacer mejoras en mi casa: he logrado construir un cuarto, tengo un baño con servicio higiénico y cada detalle de mi casa se ha ido mejorando poco a poco y cuento con lo que necesito para vivir."
Claudia Isabel Guevara Morales, Comunidad Belén

Apoyados particularmente por estos planteamientos desarrollamos nuestro trabajo. Las comunidades que atendemos son muy vulnerables y sus grandes retos son: desarrollo de habilidades para la vida, mejoramiento de los suelos para garantizar producción de alimentos, capacidad de generar ingresos y formación para garantizar la producción de forma agroecológica.

“Soy la tesorera de la junta directiva del banco de semilla de mi comunidad. En el banco guardamos todas las semillas de maíz, frijol y sorgo. Ahí las ensilamos para después prestarlas a productoras y productores. Cuando llega el tiempo de la siembra, ellos regresan el doble de lo que reciben, así no tienen que salir a comprar semillas al mercado. Tenemos 4 silos de 8 quintales cada uno. Me siento orgullosa por el cargo que tengo, creo que confían en mí."
Jaqueline García Chávez, Comunidad Los Filos de Cuajachillo, Mateare

La formación vivencial y académica–técnica, han sido claves en este acompañamiento:

Formación vivencial para generar cambios de comportamiento, actitudes y formas de pensar y actuar. Los temas trabajados fueron: valores humanos, género femenino a mujeres y masculinidad para hombres, formación en liderazgo e incidencia, organización comunitaria, intercambios comunitarios, encuentro de espiritualidad y liderazgo, y encuentros periódicos con líderes y lideresas comunitarias.

Formación académica y técnica en agroecología, apicultura, elaboración de planes de negocios.

"En mi parcela no sembraba nada, consideraba que mi tierra no servía. Pero con las prácticas agroecológicas que el proyecto nos ha enseñado y que he puesto en práctica, todo cambió. Ahora tengo una parcela diversificada con musáceas y hortalizas. El secreto fue hacer una huaca mejorada. "
Michael Aburto, Comunidad La Chorrera, Villa El Carmen

Evidenciamos cambios a nivel comunitario a) la participación de los hombres en las labores domésticas y en el diálogo y participación con sus compañeras, en las actividades productivas propias y comunitarias; b) formación y sostenimiento de la “Red agroecológica de promotoras y promotores” (conformada por 60 jóvenes que participaron en Curso especializado en Agroecología impartido por la Universidad Agraria) que brindan acompañamiento técnico a productoras y productores en sus comunidades promoviendo la agricultura ecológica; c) integrantes de la “Red de monitoreo climático” (50% mujeres) quienes reciben formación continua para dar seguimiento a la situación de lluvias y niveles de humedad de los suelos, y orientar a productoras/es sobre los períodos apropiados para la siembra; d) “Brigadas ecológicas comunitarias” en cada comunidad desarrollando acciones de reforestación, limpieza comunitaria y sensibilización a la población sobre la importancia del cuido ambiental, dirigidas principalmente por maestras, jóvenes y líderes comunitarios.

Anabel Torres, Nicaragua, es la fundadora de Cantera y miembro de la Congregación de Santa Inés de Estados Unidos. Tiene formación en educación popular, educación biocéntrica, medicina natural, teología y feminismo y formación en administración pública.

Créditos de las fotos: CANTERA


[] La educación biocéntrica en su dimensión social. Ruth Cavalcante. Conferencia en el Foro Mundial de Educación 2012

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange