Informe del segundo día de negociaciones del Tratado Vinculante de la ONU - CIDSE
© CIDSE

Informe del segundo día de negociaciones sobre el Tratado vinculante de la ONU

© CIDSE

Las discusiones sustantivas sobre el propósito, el alcance y las obligaciones generales del Tratado finalmente tomaron el escenario principal en el segundo día de sesiones. La UE habló en nombre de los Estados miembros de 28 con preguntas y preocupaciones en lugar de propuestas. Las intervenciones fueron en general vagas y carentes de profundidad, satisfactorias para una sesión de calentamiento, pero necesitarán ser más pragmáticas y constructivas en los próximos días.

El segundo día finalmente vio el inicio real de las discusiones sustantivas sobre los elementos de un futuro Tratado sobre empresas y derechos humanos. Como se sugirió el día anterior, la delegación de la UE participó en los debates con comentarios y principalmente preguntas sobre los elementos, que habían sido previamente acordados por los Estados miembros de 28. Después de las acaloradas discusiones del primer día, el segundo día los delegados se mostraron más reacios a romper el hielo. Algunos de ellos, incluidos la UE y Rusia, reiteraron sus reservas con el proceso general en cada ocasión posible.

Reafirmando la supremacía de los derechos humanos, un desafío del siglo XXI
Las discusiones sobre el primer tema suscitan en torno a dos cuestiones principales, a saber, la extraterritorialidad y las disposiciones sobre la supremacía de los derechos humanos sobre los acuerdos de comercio e inversión. Este último encontró una clara oposición entre la mayoría de los delegados, con la UE hablando en nombre de los Estados miembros de 28 y Singapur y México cuestionando el fundamento legal y las implicaciones de tales disposiciones. Por otro lado, Bolivia, Ecuador y la gran mayoría de las declaraciones orales de la sociedad civil defendieron la supremacía de los derechos humanos, proporcionando argumentos claros del derecho internacional.

Un CIDSE declaración oral firmado conjuntamente con SOMO, Global Policy Forum, CCFD-Terre Solidaire, entre otras organizaciones, señaló que, dada la amplia evidencia de conflictos frecuentes entre los derechos humanos y las obligaciones comerciales o de inversión de los Estados, el problema ya no puede dejarse en manos de los que diseñan políticas económicas. El Presidente-Relator admitió estar conmocionado por el hecho de que reafirmar la protección de los derechos humanos sobre los intereses económicos y de inversión planteó dudas en el siglo XX. No es sorprendente que, dado el papel activo de la UE en el avance de la agenda de libre comercio, la delegación también destacó su preocupación por las implicaciones de la supremacía de los derechos humanos para las negociaciones comerciales actuales y futuras.

¿Empresas transnacionales o todas las empresas? La cuestión del alcance continúa dividiendo la sala
El siguiente tema abordado fue la cuestión clave: el alcance del tratado en términos de compañías cubiertas. El tema sigue causando desacuerdos entre los Estados y la sociedad civil. El debate fue en general pragmático. Algunos Estados simplemente señalaron la falta de claridad en el proyecto de texto. Otros, como Brasil, estuvieron de acuerdo con la necesidad de que el Tratado aborde las complejidades específicas vinculadas a las actividades transnacionales, al tiempo que incluye a las empresas nacionales.

El debate recurrente sobre las obligaciones internacionales de las empresas comerciales.
El panel que presentó el último número del día, (Obligaciones de los Estados, Empresas y Organizaciones Internacionales) fue en sí dinámico. Representantes de empleadores y de trabajadores se sentaron a ambos lados de los expertos académicos. El representante de la Organización Internacional de Empleadores llegó a afirmar que las obligaciones de derechos humanos en las empresas desalentarían la inversión extranjera directa; declaraciones que provocaron la sorprendida reacción del orador por los sindicatos durante su turno. El retraso ya largo que la sesión había acumulado impidió un debate adicional. La cuestión principal del desacuerdo sigue siendo la posibilidad y conveniencia del Tratado que impone obligaciones internacionales directas para las empresas.

Publicado con el amable apoyo de ECCJ.

 

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange