Buscando un nuevo imaginario para alimentar sueños más profundos - CIDSE

Buscando un nuevo imaginario para alimentar sueños más profundos

El padre Darío Bossi comparte sus pensamientos sobre el Foro Social Mundial

Desde el archivo adjunto puede descargar la versión original del artículo en italiano.

La pregunta que he escuchado con más frecuencia durante el Foro Social Mundial es: "¿Qué podemos hacer desde aquí?". La organización por primera vez del foro en el Norte destacó la distancia que aún existe con el Sur global.

En esta rica ciudad de Quebec, durante la temporada alta, extrañamos palabras y pensamientos del sur, especialmente de África y Asia. La política de las fronteras canadienses no ha otorgado el derecho de las personas a viajar y reunirse. Como se sabe, al menos las visas de entrada 250 solicitadas a los participantes extranjeros en el Foro han sido rechazadas. "Llevamos ideas, no bombas", dijo la activista de derechos humanos Aminata Traoré, anteriormente ministra de cultura en Malí y candidata para suceder a Ban Ki-moon como Secretario General de la ONU.

El encuentro de Montreal ha enmarcado el Foro Social Mundial con una lógica diferente. Con menos intercambio Sur-Sur y menos insumos para iniciar la resistencia de abajo hacia arriba (“Crear para crer” como decimos en América Latina). Pero con buenas reflexiones y provocaciones en cuanto a influencia política, la conexión con las instituciones internacionales y el tema de los estilos de vida. Además, en muchos debates quedó bastante claro que no podemos tratar cada forma de resistencia en silos, porque la crisis es solo una: una crisis del sistema y de los valores ... y en algunos momentos también de esperanza.

En varios países, últimamente, sopla un viento de inestabilidad de los valores democráticos; a nivel global, parece que algunos puntos de referencia esenciales sobre los cuales construir acuerdos sólidos y justos para vivir juntos se están desmoronando. La violencia loca y la locura fanática del terrorismo disminuye en muchas personas la confianza en el diálogo, en la convivencia de las diferencias. El lenguaje seductor de las corporaciones multinacionales y los gobiernos y sus dobles raseros llevan a muchos a la ilusión de que algo está cambiando, de que existe una creciente sensibilidad por la justicia social y ecológica. Tenemos que decir, más bien, que lo que crece es la capacidad de camuflar intereses y permanecer ambiguos, para garantizar los beneficios habituales con una fachada más verde y amigable.

En este contexto, el Foro Social Mundial es cada vez más necesario, incluso si necesita evolucionar en sus estrategias. Algunos sugieren que deberíamos promover algunas reuniones temáticas (una en trámite es sobre gobernabilidad y formas alternativas de poder popular, analizando la situación a partir de América Latina). Otros insisten en que el Foro debería aprovechar mejor el gran poder de influencia que pueden tener cientos de organizaciones y movimientos sociales en conjunto. Otros sienten que es necesario fortalecer y consolidar la relación con los movimientos sociales más nuevos ...

Para quienes trabajan de abajo hacia arriba, el Foro es siempre una oportunidad valiosa para ampliar su red y elaborar estrategias en torno a las acciones. Es como reunirse en una gran plaza, bajo la “carpa” del diálogo entre culturas, del debate sobre el cambio climático y las energías alternativas, de la resistencia a la superpotencia de las empresas transnacionales, etc. Me gusta llamar a esta plaza con el mismo nombre que El Papa Francisco utilizó: la “globalización de la solidaridad”.

En Montreal he trabajado mucho bajo la “carpa” de las comunidades que sufren los impactos de las industrias extractivas, especialmente en América Latina. Hemos reunido un buen grupo de personas para reflexionar, a través de cuatro seminarios, sobre las violaciones provocadas por las industrias mineras, la relación promiscua entre corporaciones y estados, la criminalización de líderes comunitarios y el auge fuera de todo control de los asesinatos de sindicalistas y afiliados de los movimientos sociales. Convocamos a una reunión con los obispos canadienses para fortalecer la relación de la red ecuménica latinoamericana Iglesias y Mineria con esta conferencia episcopal, y obtener su apoyo formal para algunas de nuestras iniciativas Relanzamos la Red de Iglesias pan-amazónicas REPAM como clave herramienta que de alguna manera replica, en clave de iglesia, el enfoque del Foro Social Mundial.

Desafortunadamente, la "plaza" del Foro Social Mundial y todos los espacios públicos donde las personas que sueñan con un mundo más justo, a menudo se convierten en lugares sin identidad, como una estación de metro, donde la mayoría de las personas pasan sin siquiera mirar, cada uno con su propio itinerario, ocupado con sus propias vidas.

Un gran desafío para combatir las graves violaciones de los derechos sociales y ambientales hoy en día es conseguir el apoyo de personas desinteresadas y distantes. Eso no es algo que se consigue insistiendo en el “deber” del compromiso social, sino demostrando que cuidar la vida le da sentido y sabor a la vida de cada uno de nosotros. Si el capitalismo es una religión, su rito es el consumo y su mística es el deseo inducido. Necesitamos un nuevo imaginario que alimente sueños más profundos, más humanos.

Una forma de seguir este camino es contar historias. Historias de personas que actúan con entusiasmo, de las comunidades que se defienden y protegen su forma de vida, sus sueños. Aprender a contar historias significa escribir una nueva historia. Así sucedió incluso con el Evangelio, que todavía hoy inspira el don de la vida en muchas personas ...

El padre Darío Bossi es un misionero comboniano originario de Italia y actualmente con sede en Brasil. Entre sus actividades está involucrado en la red ecuménica Iglesias y Mineria, comprometido a enfrentar el impacto de la minería a gran escala en las comunidades locales.

 

Dario-Bossi-IT.pdf

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange