Por qué necesitamos un cambio de paradigma: mitigar el cambio climático y alimentar al mundo - CIDSE

Por qué necesitamos un cambio de paradigma: mitigar el cambio climático y alimentar al mundo

Hilal Elver, relatora especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, escribe sobre la necesidad de un verdadero cambio de paradigma al abordar desafíos globales como la seguridad alimentaria en el contexto del cambio climático. Advierte sobre los peligros que se esconden detrás del concepto de “agricultura climáticamente inteligente”. 

Este artículo se publicó por primera vez en Truth-out.org

Quizás la mayor pregunta de hoy es: "¿Tendremos suficiente para comer en un planeta caluroso y abarrotado en las próximas décadas?" Es fácil sentirse pesimista al enfrentar el desafío de alimentar a aproximadamente 9 mil millones en 2050 sin destruir el planeta en el proceso [1]. A medida que la producción de alimentos se vuelve más desafiante bajo tensiones como el cambio climático y la disminución de los recursos, Big Agriculture se está volviendo cada vez más confiada y dominante en el avance de su modelo industrial, insistiendo en que solo la agroindustria ofrece una solución para el hambre, la pobreza y el cambio climático.

Si bien esto puede aumentar la producción, no es una forma creíble de erradicar el hambre y superar la inseguridad alimentaria mientras se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. Abordar solo el lado de la oferta de los sistemas alimentarios mundiales socava la comprensión del lado de la demanda de las políticas alimentarias, que determina si las personas pueden realmente obtener los alimentos que necesitan. El aumento de la producción no resuelve el desafío del hambre, que no es el resultado de la escasez de alimentos, sino una cuestión de acceso. Durante algún tiempo, el mundo ha estado produciendo calorías más que suficientes para alimentar adecuadamente a la población mundial. Mi afirmación es que un enfoque de derechos humanos es vital para erradicar el hambre y alcanzar la seguridad alimentaria al cerrar la brecha entre la adecuación del suministro y las deficiencias del acceso.

La “agricultura climáticamente inteligente”, articulada por primera vez en 2009 por el Banco Mundial y posteriormente desarrollada en 2010 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, se propone como una solución [2]. El argumento es que aumenta la productividad de manera sostenible, aumenta la resiliencia y reduce las emisiones de gases de efecto invernadero al tiempo que contribuye al logro de los objetivos nacionales de desarrollo y seguridad alimentaria.

Sin embargo, estos reclamos han sido cuestionados por grupos de la sociedad civil, incluidos los que representan a campesinos y agricultores, así como por organizaciones religiosas. En una declaración conjunta, “¡No se deje engañar! La sociedad civil dice NO a la 'Agricultura climáticamente inteligente' e insta a los tomadores de decisiones a apoyar la agroecología ”, más de 350 organizaciones, incluidas Via Campesina, Greenpeace, Slow Food, la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica, Amigos de la Tierra, la Alianza Africana por la Soberanía Alimentaria, Actionaid, Coopération Internationale pour le Développement et la Solidarité (CIDSE) y muchos más - explican sus preocupaciones antes de la conferencia sobre cambio climático COP 21 en París este diciembre [3].

Hay muchas razones para sospechar de la exageración "demasiado buena para ser verdad". Primero, la ausencia de criterios mensurables hace que sea imposible evaluar la sostenibilidad del enfoque. En segundo lugar, ignora el derecho a la alimentación, que es el único que puede garantizar que quienes padecen hambre puedan obtener alimentos. En tercer lugar, dado que existe una comprensión limitada de la resiliencia agrícola, esta idea incorpora una confianza equivocada en las estrategias de mitigación del cambio climático y no toma en cuenta la responsabilidad histórica de los países desarrollados en relación con las emisiones de gases de efecto invernadero. Más importante aún, la falta de claridad en torno al concepto permite incluir prácticas perjudiciales social y ambientalmente.

Si bien los objetivos de la agricultura climáticamente inteligente son loables, no se proporcionan detalles sobre cómo alcanzar el objetivo final, sino simplemente presuponiendo que el enfoque es una solución para todos y cada uno de los problemas.

Uno de sus partidarios es la nueva Alianza Global para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición, una iniciativa voluntaria que aprovecha los cambios de política para ayudar a las corporaciones a aumentar el control de los mercados y recursos agrícolas tanto en el Sur Global como en el Norte Global. Si bien organizaciones como el Comité Mundial de Seguridad Alimentaria y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático son foros apropiados y legítimos para abordar los desafíos de la seguridad alimentaria y el cambio climático, la Alianza ha impulsado sus propias iniciativas, estableciendo una hoja de ruta durante la ONU. Cumbre del Clima del Secretario General en septiembre de 2014 para generar apoyo para el enfoque como la respuesta recomendada al cambio climático. También existe el peligro real de que se conecte con el Fondo Verde para el Clima en un futuro próximo.

Se debe advertir a los países miembros en la conferencia de París sobre el cambio climático que no estén de acuerdo con la inclusión del término en la “agenda de soluciones” o en el influyente documento final, un movimiento regresivo. La Alianza carece de transparencia y de una estructura de gobernanza que garantice las salvaguardias sociales y ambientales adecuadas. Ofrece a las empresas acceso a la toma de decisiones, pero no proporciona mecanismos adecuados de supervisión y rendición de cuentas para garantizar la legitimidad, coherencia y transparencia de su participación propuesta en la configuración de las políticas agrícolas de los países [4]. Según un informe de CIDSE de 2015, el 60 por ciento de los miembros del sector privado de la Alianza (17.2 por ciento del total de miembros) están relacionados con la industria de fertilizantes, en comparación con el 3.4 por ciento que son agricultores [5] .

El modelo industrial está siendo nuevamente privilegiado sobre los pequeños agricultores que, en gran parte del mundo en desarrollo, particularmente en África y Asia, proporcionan más del 80 por ciento de los alimentos consumidos por las poblaciones residentes, alimentos producidos principalmente como resultado de métodos agroecológicos. América del Sur, Asia y África nos muestran que los pequeños agricultores pueden alimentar al mundo con una agricultura sostenible. Este logro es tanto más notable cuanto que las reglas que rigen la producción están manipuladas a favor de la agricultura industrial [6]. Los beneficios de la agroecología van más allá de la productividad y el aumento de los rendimientos. Estos incluyen la promoción de los derechos humanos a la alimentación, la reducción de la brecha de género, el aumento del empleo y los ingresos, el aumento de la biodiversidad agrícola, la mejora de la salud y la nutrición y, lo que es más importante, abordar el cambio climático [7].

A diferencia de los enfoques agroindustriales, la agroecología apoya a los agricultores tradicionales, los ahorradores de semillas, las comunidades alimentarias, los mercados agrícolas, la agricultura apoyada por la comunidad, la alimentación lenta y local, así como preservar las tradiciones veneradas asociadas con la autosuficiencia alimentaria rural.

La confusión surge cuando algunos políticos, formuladores de políticas, corporaciones, organizaciones no gubernamentales y agricultores dan la bienvenida, promueven o colaboran con actividades de “Agricultura climáticamente inteligente”, aunque estos diversos grupos pueden estar hablando de enfoques muy diferentes. Se necesitan con urgencia enfoques genuinos de agricultura sostenible resiliente al clima basados ​​en prácticas agroecológicas para ayudar a los sistemas alimentarios a adaptarse y mitigar el cambio climático.

¿Qué beneficios adicionales se pueden esperar al establecer estas nuevas plataformas emergentes para la agricultura climáticamente inteligente? Aún no se han dado respuestas convincentes, y la evidencia disponible invita al escepticismo. En cambio, la agroecología es el camino más prometedor hacia la seguridad alimentaria, con el derecho a la alimentación en su núcleo.

Hacé click acá para ir al artículo original.  

Notas a pie de página:

1. "La población mundial alcanzará los 9 mil millones en 2050". The Economist, 26 de agosto de 2010

2 Agricultura climáticamente inteligente, FAO 2010

3 http://www.climatesmartagconcerns.info/cop21-statement.html

4 CIDSE 2014

5. ¿Revolución climáticamente inteligente ... o una nueva era de lavado verde? Informe de CIDSE, mayo de 2015

6 Desde la raíz: cómo la agroecología puede alimentar a África, Global Justice Now Report, febrero, 2015

7 Informe de Justicia Global, p.6

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange